lunes, 28 de abril de 2008

Nota en El Dia


Nota on line aquí

Está claro que uno no se hace parte de una ciudad hasta que no descubre aquellos sitios donde se siente como en casa. Donde la calma y los aromas no nos molestan porque suenan familiares, donde la comida es ligera y el trato amable.

Como trabajo en La Laguna inicié hace un tiempo esta culinaria búsqueda de lugares que se me hicieran fáciles de querer, y a los que no fuese una carga volver cada mediodía para retomar fuerzas. Así que cual Pepe Carvalho* me lanzo a las callecitas adoquinadas y distraídas de mi nueva ciudad en busca de restaurantes cálidos. Qué placer siento al dejarme llevar por el instinto, voy con la mente en otros lugares y cuando mi intuición me lo dicta, cruzo la puerta y me adentro. Me parece que una buena manera de medir la calidad de un lugar es pidiendo el menú del día. Es una de las pocas formas medianamente objetivas que se me ocurren.

Y luego de estos días de caminatas laguneras he encontrado que hay ciertos sitios que abren sus puertas de par en par para que el comensal del mediodía se sienta cómodo y pueda liberar tensiones. En esos me quedo encantada y vuelvo una y otra vez, porque generalmente no me decepcionan. Como cocinera sé que lograr un menú diario variado y divertido no es una tarea fácil. Por eso a ellos va mi sencillo homenaje.

Uno de los primeros que descubrí fue la Tasca Herradores, un lugar acogedor y adorable por su fresca decoración. El menú es sencillo pero siempre muy rico, quizás algo calórico. Como la mayoría de las comidas que dan placer.

Otro local medio escondido y generalmente con poca gente es El Correillo, allí los platos son sabrosos y equilibrados. Un día tuve la suerte de degustar una de las tartas y son realmente magníficas. La música acompaña mi lectura y me traslada. Un día de esos cansados mientras estaba por pagar para retirarme percibí como Louis Armstrong me cantaba al oído Cheek to cheek, en ese momento pensé que la vida me sonreía y salí caminando y tarareando la canción. Claro está que es uno de mis lugares favoritos para cortar el día.

El Anticuario es una tasquita muy simpática como para ir a despejarse un viernes y dar por iniciado el fin de semana. Allí la comida es divertida y creativa. Aunque no posee menú tiene una barra donde uno puede escoger unas cuantas tapas y beber una copa de vino por un precio accesible. El servicio es muy amable y aunque uno esté solo se siente acompañado.

De un perfil, quizás, más bajo he encontrado una cafetería que tiene todos los días unas cuantas opciones de entrante y plato principal, razón que la hace atractiva. La Luna es la típica cafetería con los canales de música encendidos, servicio rápido y mucha cantidad en el plato. No tiene ningún lujo pero la cocina es simple, casera y muy variada.

Hablando de lujos es inevitable mencionar La Ostería de Andrea que también tiene un menú muy creativo y con materias primas de gran calidad. Aunque generalmente prefiero sitios un poco más relajados es una gran opción para convertir el almuerzo diario en una pequeña fiesta.

Por ahora, estos son solamente algunos de los lugares en los que me siento como en casa, y esa sensación es reconfortante cuando salgo a la calle soleada y alzo el rostro al cielo con una sonrisa por haber pasado un buen momento. Me voy a las calles a conocer nuevos lugares de los que, estoy segura, habrá miles por descubrir.

* Personaje literario ideado por Manuel Vázquez Montalbán, investigador privado y sibarita.



Mi primera nota publicada en el periódico más importante de Tenerife me ha tenido varias noches en vela como cuando tenia que rendir un examen en la facultad. Frente al objetivo cumplido, no pude más que dormir hasta las 9.00 de felicidad.

13 comentarios:

Fenridal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
rusca dijo...

Felicidades por el artículo y gracias por este completo blog.
¿Sería mucho pedir alguna dirección de estas tascas?

Helô dijo...

rosario, ahora me dejaste con hambre...

me gustaria leer tu nota, pero el link no va bien.

besitos de lluvia.

Rosario Diaz Araujo dijo...

Hola Rusca, muchas gracias por el comentario.
Vamos a ver:
El Correillo esta en Herradores a 50 mts de la Concepción. Es en un pasillo, al fondo.
La Tasca Herradores, queda en la misma calle al nro 18.(922255281)
La Osteria de Andre queda detrás de la Catedral sobre C/ Deán Palahí, 26 . 922 26 05 01
La que me cuesta más ubicar es La Luna, ya me voy a fijar la dirección, te puedo decir que es en San Benito.
Saludos
y muchas gracias

Helô dijo...

por todos los neuronios rubios, ahora entiendo: el post ES la nota!

lunes con lluvia es mi desculpa :(

Rosario Diaz Araujo dijo...

Jajajajaa!
Maldigo por decreto los lunes y más lluviosos!

Pachu dijo...

Rosario me encantò la nota, ya lo puse en tu otro blog, pero es que tenìa que ponerlo acà tambièn! Vos con tus bùsquedas gastronòmicas me hacès acordar a mi misma cuando viajo! Diosa, la verdad la nota estpa buenìsima!
En julio estarè por Barcelona...comiendo tapas! ñam que ricorrr

Malen dijo...

Maria: Me encanto tu nota!!!!! Qué lindo poder leerla aca! Me encanta tu estilo, porque es como si te estuviera escuchando y caminando con vos por esos lugarcitos. SOY UNA FAN ORGULLOSA!!!
Besos y qué duermas tranquila después de un producto tan bello.

Rosario Diaz Araujo dijo...

La Direccion del Anticuario es en la Calle Marqués de Celada nro 10.

Maria Paz dijo...

Ay Rosario quiero que me lleves a comer a esos sitios. mmmm, que exquisiteces!
¡Felicitaciones por el articulo! Me gusta mucho leerte.

Rosario Diaz Araujo dijo...

Pacu y Malenin: Muchas gracias a las dos por pasar y comentar!!

Maria Paz, que alegria me da ver gente nueva. Muchas gracias por leerme y venir.
Saludos

João Filipe dijo...

Rosario, felicitaciones por la nota en el periodico! hacia tiempo no te visitava ya que el tiempo anda corto por acá. Veo que sigues con textos preciosos y este, en especial, me dejaste con hambre de visitarte en Tenerife.

Anónimo dijo...

Hola Rosario. Enhorabuena por tu blog y por tus artículos en El Día. Te leí por primera vez anteayer, atraído por el curioso Araujo que comparto contigo. He leído en tu blog de la otra orilla que además de periodista y columnista trabajas en un restaurante en Tenerife. ¿Cuál es? Me gustaría ir a comer algún día y comprobar si, desde mi humilde paladar chusquero, tu cocina es tan buena como tus ideas.

De nuevo, enhorabuena.

earaujo