viernes, 12 de septiembre de 2008

Lo breve si breve

ROSARIO DÍAZ ARAUJO GASTRÓNOMA
12/sep/08 07:21

MI GENERACIÓN, la que nació entre 1975 y 1985, es la de lo instantáneo. La que tiene las expectativas tan altas como el ego. Una generación que probablemente nunca ha pisado una biblioteca. Ni siquiera imaginamos cómo será tener cien libros enfrente hasta encontrar lo que buscamos. Para qué, si con sólo teclear una palabra en el Google obtendremos millones de coincidencias en milésimas de segundos. Para qué perder el tiempo, cuando soñamos con hacer millones con ideas geniales pero simples. Y esta misma máxima, probablemente, la proyectamos a toda nuestra vida. Una vida repleta de sensaciones instantáneas de poco fondo. Y así comemos.

Sí, la misma generación que hace poco dejamos la casa de nuestros padres. La mayoría por ser echados y algunos pocos por ansias de libertad. Claro, nos dejaron a la deriva sin la comidita de mamá y ahora nos vemos las caras en los pasillos del supermercado. Me encanta observar los carros, para mí es un análisis casi sociológico. Pareja de compañeros de piso del sexo masculino; difícil que en este carro no haya, aunque sea, un par de pizzas congeladas, nuggets, cerveza y una bolsa de papas fritas. Ahora, si la misma situación se tornara de falda, quizás podríamos llegar a ver una bolsa de ensalada, por supuesto, ya lavada y lista. Cocinar es perder el tiempo. Tiempo perdido. ¿Perdido? Para cualquier persona de "veintipico" meterse a una cocina es quitar tiempo a cosas importantes. Y en caso de hacerlo, que todo venga casi listo y sólo necesite una sartén y bastante aceite para freír. Sí, para freír. Para freírnos el hígado y la posibilidad de alimentarnos sanamente y variado.

Para empezar, cualquier cosa que venga en una bolsa y congelada poco tendrá que ver con su versión original. Sin mencionar la tremenda cantidad de conservantes, colorantes, saborizantes que encontraremos allí. Pero en esta situación lo único que se busca es comer, que nada tiene que ver con alimentarse. Saciar la necesidad rápido y lo más fácil que se pueda.

Creo que nosotros, quienes amamos la cocina, deberíamos preocuparnos por transmitir ese placer que es perder el tiempo entre fogones, mientras se gana en sensaciones, sabores y salud. Enseñar a distinguir entre comida de calidad, ingredientes frescos y esa cosa que viene congelada en bolsas. Saber que lo breve es efímero y fugaz. Lo que ganamos en tiempo lo perdemos en calidad de vida.

www.diazaraujo.blogspot.com

5 comentarios:

+ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Linkeroever dijo...

Uy! Yo soy de esa generación y si miro a mi alrededor no veo nada de lo que contás:

- Soy del 80
- Me fui de casa hace 10 años
- En mis casas (muchas y variadas) la cocina siempre fue el lugar de encuentro y compartir: los desayunos diarios con jugo de naranja, tostadas, tomatito y aceite que los fines de semana se alargan por 4 horas...
Las cenas terminadas con vino y queso en las que, despues del dia de trabajo, nos encontrabamos los 8 amigos que vivíamos juntos...
Y muchos etc.
- He pasado y sigo pasando horas y horas en bibliotecas y entre libros (y me guardo de recuerdo los papelitos de solicitud)

Alguna de las dos estamos equivocadas?

Rosario Diaz Araujo dijo...

Yo también soy del 80.
Me fui de casa por decision propia.
La cocina de mi casa paterna siempre era una fiesta y la mía también lo es.
Solamente digo que lo que veo en general, ya que no considero que mi caso o el tuyo sea el representativo de nuestra generación. Sobre todo cuando veo las estadísticas y como vive y come la gente que conozco.
Te imaginarás que es sólo mi opinión, o mi mirada sobre algunas cosas.
De todas maneras me encanta que pases a dejar tu opinión. Sea bienvenida la conversación!

pochi dijo...

qué paradoja, que seas de la era de lo instantáneo y a la vez inviertas todo el tiempo del mundo en la cocina!!! sin duda alimentarse es importante, pero más que eso es divertido crear y sobre todo agasajar... ya sea la madre que tiene que hacerlo 2 veces al día en el mejor de los casos (y que más de una vez lo vive como una esclavitud) o la persona que vive a mil (como yo) y lo usa de descarga, siempre la cocina tiene eso de maternal, de unir, de entrega.... muchos piensan que el trabajo del que cocina se esfuma en pocos minutos, pero no entienden que lo importante no es cuanto dure sino la impronta que deja en el que lo disfruta...

Anónimo dijo...

Que manera de hablar huevadas.