miércoles, 28 de mayo de 2008

Aquí el link

Con lupa
Rosario Díaz Araujo- Gastrónoma

¡Un respetito!

ES DE AGRADECER que entre medio de tanta cocina fusión, o mejor deberíamos decir confusión, se sigan elaborando los platos tradicionales como Dios manda.

Me preocupa la tendencia mundial de disfrazar los ingredientes y del todo vale, si total el comensal quizás ni se acuerde de cómo sabe un pimiento. De que los sabores se pierdan ahogados entre salsas de dudoso ingenio y demasiado condimento. Por lo que me declaro amante de los ingredientes puros sin camuflaje.

De los aromas nítidos que se ostentan sin pudor, de la justa y correcta manipulación de cada uno de los productos, y de las cosas claras.

Y digo que se agradece porque en Canarias todavía se pueden comer los platos como son. Y eso, desgraciadamente, no pasa en muchos lugares.

Porque si los propios cocineros regionales no defienden a capa y espada sus materias primas únicas y las resguardan, nadie lo hará por ellos.

Por eso, cuando me siento en algún restaurante y la carta se me abre de par llena de platos típicos, me provoca satisfacción, como la de un niño que se despierta por la mañana y comprueba que no pasó nada terrible durante la noche, que cada cosa sigue en su lugar.

Eso admiro de los cocineros canarios, la tenacidad para defender sus verdades y en todo caso enaltecerlas. Como cuando uno come una papa arrugada bien hecha con un mojo verde brillante que compensa de maravillas. Como un almagrote logrado, como el cabrito, como los tomates fragantes, el pulpo de La Punta y los plátanos con puntitos.

Porque me alegra saber que aquí la sencillez es bien vista y no se la oculta. Porque me encanta dejarme llevar y saber que la casa está en orden, y los puntos en su sitio.

Quizás lo que haya influido sea la insularidad, o la buena memoria de los abuelos, pero lo concreto es que han sabido resguardar el patrimonio gastronómico.

Porque me aterran los cocineros que en el afán de innovar destrozan o ningunean los maravillosos platos tradicionales. Porque admiro a las mujeres que se levantan al alba para amasar rosquetes y ofrecerlos al visitante.

Porque como extranjera, me enamoré de la cocina típicamente canaria y me alivia saber que cuando aterrice cualquier persona ajena a estas islas podrá saber cómo sabe un conejo al salmorejo y no tendrá que leerlo en un libro de historia.

Brindo por eso, por mantener intacta la esencia y los sabores.

7 comentarios:

Alfredo dijo...

Hola Rosario: Quiero felicitarte por tus reflexiones y escritos tanto en el periodico como aquí. Me enorgullece que una persona de otro sitio hable así de nuestras costumbres. Eres una persona con una sensibilidad muy grande. Me gusta mucho leer lo que escribes.Quisiera que subas mas recetas.

Malen dijo...

Qué placer leerte!! Cada vez me gusta mas lo que escribis!! Porque me parece estar ahi, sentada mirando la carta con vos y disfrutando de antemano. Muchas felicitaciones!!!

Anónimo dijo...

Hola Rosario, me gusta cocinar, me gusta comer y lo más importante, me gusta saber lo que como, por lo tanto, estoy completamente de acuerdo contigo y con el chef Santamaría, esta bien innovar, pero manteniendo lo que de historia y cultura tiene el arte de cocinar... en fin que aún me sorprendo cuando le dan el premio de mejor restaurante del mundo a El Bulli...
Creo que no es bueno sustituir unas buenas horas de marinación por unas infiltraciones de potenciadores de vete a saber que....

Sibarita dijo...

Concuerdo con Malen, es un placer leerte!!! Ahora que descubrí donde leerte mucho mas, estaré seguido por aquí. Salud Rosario

Anónimo dijo...

Buenisimo el articulo sobre la cocina canaria. Que suerte que conserven los sabores autenticos. Me encantaria compartir uno de esas comidas con vos. Me imagino lo que van a disfrutar Edgardo y Cheli de todo eso. Que maravilla como escribes y describes todo. Es un placer leer tus notas. Un beso, Elbi.

Rosario Diaz Araujo dijo...

Hola Alfredo: La verdad es que tu comentario me ha emocionado. Te lo agradezco muchisimo. Ya subiré recetas. Muchas gracias por pasar.

Malenina: Ay Malenina...muchas gracias!

Hola anonimo: Ante todo gracias por venir. Eso es exactamente lo importante, no olvidar lo importante, que es la materia prima y no olvidarnos los sabores imprescindibles.

Hola Sibarita: Muchas gracias, aunque Malen no es muy objetiva por cuestiones de lazos sanguineos. Jajaj.

Elbi, como siempre muchisimas gracias. Estoy super ansiosa por mostrarle a mi papa el lugar donde vivo. Te mando un beso enorme!

Andrea dijo...

Hola Rosario, me olvide de decirte que las lentejas rojas las puedes encontrar en herbolarios, =P ya me pasare a leer con tranquilidad que tu blog culinario aun no esta en marcha...

Saludos
Andrea