jueves, 28 de febrero de 2008

Gurú de carnicería


www.flickr.com
Siempre me han gustado los lugares de libre expresión popular. Adoro los mercados, lo primero que hago al llegar a una ciudad es buscar esos reductos. Y la carnicería del barrio, la verdulería o como dicen acá la "frutería". Me fascina escuchar las conversaciones, los reproches vecinales, y los secretos a viva voz.

Pero hay un momento en el que alguien de todos los que estamos ahí dice que hoy cocinará tal cosa. Y ahí se pone jugosa la cosa. Cada una de las vecinas tiene su receta y por supuesto que es mejor que la de todas. Ahí, en esos sitios se generan las costumbres. Allí uno encuentra nuevas recetas y sabores. Porque queramos o no, la cocina verdadera, la sentida y entrañable es la de todos los días y se cocina precisamente allí.

2 comentarios:

João Filipe Clemente dijo...

Hay algo, tambíen, para ti en mi blog. Un beso por ayer!

Anónimo dijo...

Rosario yo tambien disfruto mucho haciendo compras en mercados pequenos. Es mas les pido las recetas a las senoras para ver como preparan las cosas que compran. Siempre aprendo recetas nuevas. Muy lindos tus comentarios. Elbi