martes, 25 de marzo de 2008

Cocina para enamorar




Siempre me gustó jugar con esa ventaja. Sabía, desde muy pequeña que tenía un arma poderosísima. Podía enamorar con la comida. Descubrí sus efectos cuando tenía 7 años, mis hermanas mayores utilizaban mis artilugios para seducir a sus novios. Ellas me pedían que cocinara para ellos; por supuesto que los laureles nunca eran para mí. De grande lo volví a hacer para amigas perdidamente enamoradas de sus hombres y con pocas dotes culinarias o demasiada presión. Yo huía por la puerta trasera como el amante furtivo. Qué placer cocinar con un objetivo concreto y claro: que el comensal se derrumbe a los pies de la dama.
Luego lo hice para clientas, para la familia, para mi amor.
Cocinaba para una clienta que luego terminamos siendo muy amigas. La primera cena ella acudió a mí por su inseguridad frente a un público de sibaritas muy difícil de conquistar. En esa noche ella quiso fingir haber preparado la comida y finalmente me hizo salir a recibir los aplausos.
La cocina para enamorar es un arma peligrosa y que no debe usarse a la ligera. Cuando conocí a mi pareja, al tiempo creí que ya era merecedor de estos artes. Me pasé todo el día metida en la cocina, haciendo, pensando, destrozando. Me sentía igual de insegura que cualquiera de mis amigas cuando me pidieron que cocinara por ellas.

Así es el amor, un temporal.
Decidí y cambié el menú unas 6 veces hasta que finalmente me decidí.
Este el menú que serví aquella noche en su casa hace tres años.


Entrada: Camembert caliente con ensalada de hojas verdes, vinagreta de damascos y almendras.

Este plato es facilísimo. Se prepara una ensalada con rúcula y lechugas distintas. Yo simpre corto las hojas verdes a mano porque con cuchillo se oxidan. Armo una vinagreta muy simple con aceto, oliva, sal y pimienta a la que agrego unos damascos en trocitos pequeños.

Pongo el queso en el horno unos minutos hasta que se infle. Lo retiro y monto el plato con dos cuartos de queso, la ensalada y una tostada muy fina.

Primer plato:

Cuando de hombres tradicionales se trata un lomo de ternera jugoso y bien condimentado nunca falla. Aquella noche hice unos medallones de lomo con salsa criolla y papas fritas.

Postre:

Aquí la pasé mal de verdad hice un volcán de chocolate, pero debido al desconocimiento de su horno se coció demasiado. Tampoco quedó mal, fue como un bizcocho “sin el centro líquido”. Con helado es espectacular. No porque lo hayamos visto en mil cartas deja de ser un postre alucinante. Cualquier cena que se precie de romántica debe terminar con chocolate.


Aquí la receta para 4:

chocolate semiamargo de buena calidad 125gr.

manteca 150 gr.

yemas 3 ud.

azúcar 100 gr.

harina 60 gr.

cacao amargo 30 gr.

claras 3 ud.

Preparación:

Derretir a bañomaría muy suave el chocolate con la manteca. Dejar entibiar.

Aparte, batir las yemas con el azúcar a "punto letra" (se puede dibujar una letra con el batidor). Agregar el chocolate derretido (chequear que esté tibio, tiene que bajar un poco la temperatura) y mezclar con movimientos envolventes.

Aparte, tamizar la harina y el cacao y sumarlos al batido anterior.

Por último, batir las claras a nieve e incorporarlas con movimientos envolventes.

Distribuir la mezcla en moldes de flan enmantecados y enharinados, llenar con la preparación las tres cuartas partes de los recipientes y cocinar en horno fuerte (200ºC) durante 5-7 minutos.

13 comentarios:

Helô dijo...

"Yo no creo en las brujas, pero que las hay, las hay." Y acá está la comprobación: eres una de ellas!

Muchisimas gracias por eses momentos de magia pura.

beijo grande
PS - o cardápio já tenho, agora falta encontrar o candidato, hehe :)

Anónimo dijo...

Gracias por seguir compartiendo tus armas secretas.
Malen

Anónimo dijo...

Ahora mismo me voya poner a enamorar, perdon a cocinar.
Rosario, muchas gracias por todo esto.
Mar

Laura dijo...

Rosario: es un placer leerte a ti, me gusta como escribes y como amas.
Laura ( Santa Cruz )

João Filipe Clemente dijo...

Todo está divino pero, la foto del Camembert es una maravilla y me ha hecho salir para comprar uno. Que piensas que voy hacer hoy? Un poco de los dos, eheheh

Flor dijo...

Me enamoré :) jajaaaa ya mismo te estoy agregando a mi blogroll. Seré una visita frecuente por aquí, lo presiento (será mi humildísimo Atilio Avena aquí al lado mío quien te habla??). Saludos!

Maguita dijo...

qué lindo tu blog! pasé por este y por el otro, me encantaron!! a mí tambien me gusta mucho cocinar pero no soy tan buena como vos, ni por asomo... pero a lo mejor con tu inspiración, mejoro, habrá que experimentar! Ah, y también soy lic en comunicación! te estaré visitando... un abrazo!

Rosario Diaz Araujo dijo...

Helô: Muchas gracias por tus comentarios, cuando no haya candidato, las amigas siempre son un buen público. Con decirte que yo a mis amigas les cocinaba muchísimo, y una día una de mis amigas, a la que adoro me dice toda seria: ¿No te querés casar conmigo?

Malenina querida, muchas gracias y todas las recetas que quieras te las mando. Besos

Rosario Diaz Araujo dijo...

Mar y Laura: muchisimas gracias por pasar por mi blog.

Amigo Joao: Me encantó haberlo tentado a salir a comprar para cocinar y como dice Mar a enamorar.

Flor: Muchas gracias por el comentario del amigo Atilio, es uno de mis vinos favoritos, sobre todo por los recuerdos que me trae a la cabeza.

Maguita, también pasé por tu blog y me encantó. Si se te ocurre venir por la islas encantada nos juntamos a cocinar y comer. Saludos.

Pachu dijo...

pasè a visitar tu blog y me encantò Rosario!
juro que vuelvo!
un beso!

Rosario Diaz Araujo dijo...

Pachu: gracias y te tomo la palabra!
Saludos y gracias

Mendoza Open (MO!) dijo...

Es muy seguro que me enamoraria de esa persona que prepare con AMOR cualquier comida..

" buscando un Amor, para cocinarle yo... "

---------------------------------

Visita la Página de inicio para Mendocinos, todos tus favoritos en un solo lugar...

http://www.mendozaopen.com

Anónimo dijo...

Hola como se hace el Camembert caliente ???